Buscar
  • Ecuador y sus Flores

Entrevista Arturo Carvajal - Gerente Natuflor

Actualizado: jul 31



EyF ¿Qué lecciones nos deja la pandemia para la industria florícola ecuatoriana?

El sector floricultor de Ecuador venía de un durísimo golpe por la situación del paro de octubre. Muchas fincas, especialmente del sur, sufrieron pérdidas enormes. Tener que afrontar esta pandemia luego de esto, ha sido una tarea muy difícil. Sin embargo, las empresas florícolas, por la naturaleza extremadamente dinámica del negocio, han aprendido a lo largo de los años y por todo lo que nos ha tocado afrontar, a adaptarse rápidamente a los cambios. Esta vez, la adaptación fue mucho más radical, ya que la incertidumbre que nos acogía era gigante. Nunca, nadie había experimentado un problema potencialmente tan grave y sobre todo tan global, por lo que no existía un referente en qué basarse para tomar decisiones. Posiblemente se tomaron decisiones muy agresivas para reducirse y afrontar la crisis al menor costo posible. La realidad que vivimos al pasar de los meses, fue que el mundo no paró como se esperaba y la industria se reactivó antes y más fuerte de lo que pensábamos. Básicamente con la misma velocidad que se decidió reducir el tamaño de las empresas, nos tocó adaptarnos nuevamente y reactivarlas, para satisfacer la demanda que existió. Ahora seguimos con la incertidumbre de cuánto tiempo puede aguantar esta “reactivación” o si solo fue temporal o coyuntural. Estamos atentos y listos para volver a frenar, si fuese necesario.

Con este antecedente, creo que la principal lección que nos deja esta experiencia, es que tenemos que mantener, dentro de lo posible, nuestras empresas lo más flexibles posible para poder adaptarnos rápidamente a cualquier situación, sea local o internacional pero siempre teniendo en cuenta que la reactivación de un cultivo es larga y costosa. Por lo que las decisiones que tomemos se deben evaluar siempre en un contexto de largo plazo.

EyF ¿Qué opinión tienes sobre la reducción de áreas de producción? ¿Hará que mejoren los precios a futuro?

Es difícil saber con exactitud cuántas hectáreas se han erradicado permanentemente y cuántas se han “parado” temporalmente. Sin embargo, ha sido claro que durante los meses de Mayo y sobre todo Junio y Julio, ha existido una baja significativa de oferta ayudando a mejorar los precios. No creo que se debe exclusivamente a este fenómeno, ya que el clima se ha comportado muy diferente a todos los años, y el frío y poca luminosidad en estos meses también han afectado a la baja producción.

Creo que, a largo plazo, este efecto se va a ir perdiendo poco a poco ya que naturalmente las fincas van a esforzarse, dentro de sus posibilidades, a recuperar su producción y la relación oferta demanda va a revertirse.

En un escenario utópico ideal, la erradicación de hectáreas, sobre todo en rosas, sería muy positivo para la recuperación de precios a largo plazo. Esto no resulta fácil  por el aumento constante y cada vez mayor de cultivos pequeños e informales que salen con producciones nuevas y precios bajos; esa informalidad les permite tener costos menores. Ahí es donde debemos poner nuestra atención para que estas fincas se regularicen y todos los actores estemos en igualdad de condiciones para poder competir en sana lid.




EyF ¿Hay alguna manera de reducir más los costos de producción?

Durante este ejercicio tenaz de tratar de reducir costos para poder sostener las empresas durante esta pandemia, hemos visto que podemos eliminar o suspender temporalmente ciertas actividades o inversiones y así cuidar la caja, pero el impacto de estas medidas a mediano y largo plazo d nos pasarán factura ya que las inversiones en mantenimiento se reducen y las mejoras y actualizaciones en tecnología y de variedades también sufren. Esto, a largo plazo, nos rebota ya que esta industria necesita actualizaciones constantes para mantenerse competitiva. Una reducción definitiva de costos a largo plazo es muy difícil  conseguir. La industria florícola viene tratando de reducir costos desde hace mucho tiempo para afrontar todas las situaciones críticas que nos ha tocado pasar, desde la caída del mercado ruso, el paro de octubre y ahora la pandemia.

Se ha trabajado mucho en mejorar la productividad y la  eficiencia del cultivo para controlar los costos; diluyendo  en más tallos cortados los costos fijos que crecen constantemente. Aproximadamente entre el 40% y 45% del costo de una finca de rosas es la nómina del personal, y este rubro sube de año a año lo que hace que el costo total suba y sea muy difícil de mantener o peor aún de bajar. 

EyF ¿Cómo consolidar los mercados tradicionales y qué estrategias hay que seguir  para  los nuevos?

Tradicionalmente los mercados para la flor ecuatoriana han sido de clientes que buscan calidad. Así, en los EEUU por ejemplo, los clientes donde nos hemos enfocado son los mayoristas y cadenas de distribución que usan productos diferenciados, innovadores y de alta calidad. Esos mercados han sido muy afectados por la pandemia, ya que los consumidores de ese tipo de flor, como organizadores de eventos, restaurantes y hoteles han paralizado sus actividades. Esto nos ha obligado a tratar de entrar a competir en el segmento de supermercados, que es el que se ha mantenido activo en un porcentaje más alto. Esto ha implicado cambios en nuestros procesos, de cultivo, poscosecha y ventas. Esperamos que los mercados tradicionales de la flor ecuatoriana, se vayan reactivando poco a poco y podamos retomarlos, pero esto puede demorar bastante y tal vez nunca lleguemos a los volúmenes que teníamos antes de la pandemia. La mejor manera de consolidar esos mercados de alta calidad, es reinvirtiendo en nuestras fincas en calidad, innovación y servicio personalizado.


7 vistas
(593) 998954433

Bruneleschi E7-251 y Florencia.

Sector la Primavera -Cumbayá

Piso 2

  • Facebook
  • Pinterest
  • Instagram
Ecuador y sus Flores 2020. Todos los derechos reservados